Leer

Salud Sapiens: Cómo prevenir la muerte súbita del deportista

Hoy traemos al Blog un tema de especial sensibilidad, que si bien presenta una incidencia relativamente baja, muestra un dramatismo en el lugar donde se produce, la muerte súbita del deportista (MSD).

 

La muerte súbita del Deportista (MSD) se define como la que acaece en las 24 horas siguientes al evento deportivo, sin ser consecuencia de un acto traumático y sobre todo no ser esperada. ¿Qué persona está preparada para ver cómo fallece un deportista SANO?

 

CAUSAS DE MSD

Las causas de MSD son variadas y establecen claramente dos dinteles de edad:

 

Menores de 35 años, Enfermedad Cardíaca Estructural no sospechada como, la Displasia Arritmogénica de Ventrículo Derecho, La Miocardiopatía Hipertrófica, El síndrome de Brugada, El síndrome de QT largo, etc.

 

Mayores de 35 años, La enfermedad coronaria ateromatosa con el Infarto Agudo de Miocardio como diagnostico estrella con sus Taquiarritmias Malignas.

 

Existen otras causas de MSD más infrecuentes sobre todo el Trombo-embolismo Pulmonar que habitualmente se producen en el seno de enfermedades sistémicas no conocida o el uso de Fármacos procoagulantes. También encontramos alteraciones hidroelectrolíticas aunque para llevar al sujeto a la muerte ya han pasado muchas cosas antes.

 

¿CÓMO INTENTAR EVITARLA?

El deportista debería tener en su historial deportivo un completo reconocimiento médico periódico, que incluya:

 

– Historia Clínica recogiendo Antecedentes patológicos Familiares y personales, fármacos, ayudas ergogénicas y problemas actuales.

– Exploración Física con especial atención a la presencia o no de Soplos Cardíacos, Simetría de Pulsos (Coartación Aórtica, Estigmas de Enfermedades del Colágeno (como el Síndrome de Marfan) y determinación de la tensión arterial.

– Analítica completa con Hematología, bioquímica básica y estudio tiroideo básico.

– ECG de 12 derivaciones en reposo, con correcta interpretación por personal experimentado.

– Prueba de Esfuerzo  máxima, (aunque desde mi punto de vista debería ser similar al esfuerzo que se realiza en competición) con análisis de ECG.

 

REFLEXIÓN PERSONAL

Como conclusión personal, extraída de mi actividad competitiva pasada y popular presente, unido a mi profesión actual junto a las evidencias científicas actuales, lo recomendable sería que todo deportista que se pone un dorsal realizase:

 

– Correcta visita médica con los ítems descritos, en centros con amplia experiencia en el mundo deportivo.

Electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones para despistaje de Cardiopatía Estructural Cardíaca, mediante correcta interpretación del mismo.

– Radiografía de Tórax, Visualización de silueta Cardíaca, Grandes Vasos Aórtico y Pulmonares.

Prueba de Esfuerzo máxima con Análisis de ECG  y respuesta tensional al ejercicio, independientemente del Análisis de umbrales de entrenamiento. Lo ideal sería realizar la prueba de esfuerzo en condiciones similares a las de la competición, es decir realizarla en fatiga.

– Para nota ya sería la realización de un ECOCARDIO, que en principio sería indicación del médico responsable de vuestro caso.

 

César Canales Hortelano

Médico Especialista en MFYC/URGENCIAS

Magister en Medicina Manual y Osteopatía

 

También te puede interesar...