Leer

Salud Sapiens: Con este calor intenso, ¿cuándo es mejor correr?

La carrera nocturna puede ser un buen colofón a una intensa y calurosa jornada laboral y como muchas otras cosas, tiene sus ventajas e inconvenientes. Entre las primeras, correr bajo las estrellas nos permite descubrir el especial sentido que cobra correr en ausencia de luz y tan solo con nuestro frontal. En estas ocasiones, privados de la visión clara del día, nuestros sentidos se agudizan, de manera que cualquier mínimo sonido nos parece especial.

 

Es frecuente “engancharse” al sonido de nuestra respiración o de nuestras zancadas, dado que de noche no suele existir en medio natural contaminación acústica. Además, descubres formas vitales que se muestran brillantes cuando tu frontal incide sobre ellas y eres consciente de la gran vida que hay en el medio natural nocturno.

 

Por otro lado, es este un momento idóneo para practicar la técnica de carrera solo con nuestro frontal, ya que deberemos ser más precisos en nuestros apoyos y ser más reactivos. La ausencia de luz y de visión periférica nos obligará a anticipar mucho más nuestros apoyos y ser más certeros. Es cierto que la posibilidad de error aumenta, pero eso nos puede servir para sacarle partido y que esa posibilidad juegue a nuestro favor. Hay que centrarse en anticipar la senda y en ser muy rápidos en el apoyo. Así, trabajaremos la propiocepción y la reactividad, consiguiendo una zancada más eficiente.

 

Pero no todo es maravilloso. Correr es una actividad placentera que segrega endorfinas. Muchos estamos enganchados a estas endorfinas, de las cuales existe un tipo concreto, las activadoras, que nos producen un estado de alerta. Se segregan en mayor cuantía con estímulos moderados e intensos por eso, si planeas hacer una nocturna y te “calientas”, probablemente no consigas conciliar el sueño.

 

Así que, si hay que madrugar, quizá la mejor opción sea rodar suave aprovechando el resto de esquemas descritos. Y este rodaje sí nos puede servir de relajación previa a la conciliación del sueño. Siempre deberíamos alejar el estímulo deportivo al menos 3 horas de la hora de ir a la cama para intentar no desvelarnos.

 

Como conclusión me gustaría destacar que, si te quieres alejar de este calor actual, la carrera nocturna puede ser una buena opción, donde además descubriremos un medio natural con mucha vida y en silencio. Pero si te quieres calentar y correr rápido, ¡procura que al día siguiente no toque madrugar!

 

César Canales Hortelano

Médico Especialista en MFYC/URGENCIAS

Magister en Medicina Manual y Osteopatía

También te puede interesar...